• Cuerpo Consular de Aragon

BELGICA. EL ARTE DEL CHOCOLATE.


La gastronomía belga es amplia, buena y capaz de satisfacer cualquier tipo de paladar. Hay decenas de platos tradicionales que vale la pena probar. El más famoso de los platos son, sin duda, las cervezas belgas. Bélgica es el primer productor de cerveza del mundo y se estima que los belgas beben una media de 100 litros al año. Algunas de las cervezas belgas más famosas son Stella Artois, Leffe, Chimay o Duvel. En muchos bares, al pedir una bebida se sirven frutos secos u otro tipo de aperitivos. Si eso no te parece suficiente, lo típico es pedir, junto con la cerveza, una ración variada de quesos, generalmente acompañada de mostaza y especias. El chocolate belga es un producto típico de Bruselas y en la ciudad encontrarás numerosas discotecas y tiendas especializadas en este delicioso producto, que encontrarás en todos los formatos: tabletas, bombones, copos, etc... El chocolate típico de Bruselas es el praliné, una delicia rellena de chocolate que se extendió especialmente en el siglo XX, convirtiéndose así en el producto estrella de las chocolaterías y pastelerías belgas. Las marcas de chocolate belga más reconocidas son Godiva, Neuhaus y Leonidas. Paseando por la ciudad te puedes encontrar con auténticas obras de arte hechas de chocolate que se asoman por los escaparates de las pastelerías. Los gaufres (también llamados gofres), la comida belga más famosa internacionalmente. Los hay de dos tipos: de Lieja (más pequeños y crujientes) y de Bruselas (mucho más grandes y consistentes). Encontrarás puestos de gaufres en cualquier rincón de Bruselas.