top of page
  • Cuerpo Consular de Aragon

FRANCIA. DESCUBRIR LOS SECRETOS DE LA LAVANDA


Cada año llega un momento en que el sur de Francia se tiñe de púrpura. A principios del verano, en Provenza, comienza a florecer la lavanda, una de las flores más perfumadas de todas. Esta planta, perteneciente al grupo de las lamiáceas, ha encontrado en el suelo y el clima del sur de Francia un entorno perfecto para su crecimiento: un suelo predominantemente árido, pedregoso y calcáreo, inviernos no especialmente fríos, escasa humedad y amplios espacios abiertos bañados por el ardiente sol del verano. En Provenza, el cultivo de la lavanda afecta principalmente a las zonas más septentrionales de la región, como el Valle del Lubéron, la Meseta de Valensole y la zona de la Drôme provenzal, y la floración puede admirarse desde finales de junio hasta principios de agosto.


Según algunos relatos históricos, las primeras plantas llegaron aquí procedentes de Persia, según otros de las Islas Canarias, mientras que otros creen que es obra de los romanos. Lo cierto es que el cultivo se extendió en la Edad Media, principalmente gracias a los monjes de la zona, que encontraron en la planta un valioso aliado por sus propiedades terapéuticas, para la producción de aceites esenciales y para alejar las plagas. Más tarde, desde los monasterios, la práctica se extendió a las comunidades vecinas, donde se convirtió en una fuente de ingresos: las mujeres empezaron a recoger las flores, los hombres a procesarlas o a venderlas para la producción de esencias y destilados. Las cosas no han cambiado mucho desde entonces.



Aún hoy, la lavanda se sigue cultivando y recolectando para elaborar todo tipo de productos, como: jabones, perfumes, aceites esenciales, fragancias de ambiente... convirtiéndose en uno de los protagonistas de la industria local y del turismo. Además, esta planta también se utiliza en la cocina. De hecho, las flores secas de lavanda son excelentes no sólo en preparaciones dulces, como bizcochos, tartas o plumcakes, sino también en las saladas: son, por tanto, un complemento ideal para deliciosos risottos, quizá en combinación con romero o con ingredientes de sabor dulce, como calabaza o boniato. Por supuesto, también es excelente como ingrediente principal de una relajante tisana. Además, en Francia existe la curiosa costumbre de colocar ramitas de lavanda en los alféizares de las ventanas para mantener alejados a los escorpiones.


En 1996 se definió una ruta, la "Route de la Lavande", un itinerario de 3 o 7 días por los coloridos y fragantes caminos de la lavanda que le permitirá conocer este espléndido territorio y todas las propiedades y tradiciones vinculadas a esta planta medicinal. Se trata de una ruta maravillosa que recorre pueblos, ecomuseos, talleres artesanales y destilerías de los territorios situados entre el Luberon y los Alpes y la Alta Provenza. Se divide en 7 rutas diferentes que le introducirán en cada una de las 7 zonas geográficas de producción de lavanda. Durante el periodo de floración, las temperaturas medias diurnas rondan los 20 °C, pero el tiempo en el sur de Francia es muy extraño. Casi nunca llueve, pero las tormentas llegan de improviso y de repente.


1) La primera ruta recorre 166 km entre Vercors, Diois, Roanne y Buëch. Es la parte más septentrional de la producción de lavanda. Con el río Drôme como guía, encontrará destilerías sorprendentes, pueblos y paisajes enteros ya tocados por el sol del sur

2) La segunda ruta, discurre entre el valle del Rin y los Prealpes, a lo largo de una carretera de 133 km. Parte de Montélimar y llega a Nyons por una ruta que se desvía por pequeños senderos bordeados de campos de lavanda y dominados a lo lejos por la silueta redondeada del Mont Ventoux. Por el camino, le recomendamos degustar las especialidades culinarias de esta zona, como el aceite de oliva de Nyons, el vino del Enclave des Papes y el turrón de Montpellier.

3) Esta ruta discurre entre Vaison-de-la-Romaine y Sisteron y está llena de sorpresas. Se trata de un rincón de Francia que ha conservado un modo de vida tradicional y es uno de los mejores centros de cultivo de lavanda. Esta ruta es transitable de abril a noviembre, pero es en junio y julio cuando la lavanda florece en su máximo esplendor. La ruta tiene 212 km y le llevará a descubrir la zona de Vaison de la Romanie, también conocida por sus ruinas galo-romanas.

4) En el coazón de las Baronnies provenzales, de Nyons a Ferrassières, la carretera panorámica tiene 105 km y merece la pena seguirla por el aroma de los campos de lavanda junto a los jugosos perales de Méouge, por los tilos de las Baronnies y por el deleite de los cinco sentidos.

5) El quinto camino atraviesa la campiña de Luberon hasta Haute-Provence en un recorrido de 199 kilómetros. Se encontrará en el corazón de los campos de lavanda, donde podrá admirar una increíble mezcla de colores que le dejará sin aliento: el ocre de las canteras de Rustrel, el gris del castillo de Mane y el blanco de los bories, las pequeñas construcciones de piedra, al pie de la Montaña de Lure. Disfrute, en estos paisajes de postal, de los aromas del tomillo y el romero en Simiane-la-Rotonde, antigua fortaleza medieval construida entre campos de lavanda.

6) Del valle del Durance a la legendaria meseta de Valensole, a las puertas del Verdon, con este itinerario nos encontramos en la otra Provenza. Al este, descubra el espléndido castillo de Aiguines y el lago de Sainte-Croix y, al norte, Digne-les-Bains ofrece aguas termales cuya calidad es conocida desde la Edad Media. No se pierda el hermoso pueblo de Moustiers-Sainte-Marie, cuna de la loza.

7) La séptima ruta está en la Costa Azul: los Prealpes Azules. La ruta recorre 70 km a lo largo de esta pintoresca zona. Diríjase a Castellane, la puerta de entrada a un paraíso salvaje. El valle cercano al puente de Artuby es el lugar perfecto para los amantes del barranquismo. Deténgase en Gourdon, un curioso pueblo encaramado y visite Grasse, con sus callejuelas que huelen a lavanda y azafrán es la ciudad histórica de los perfumes en Provenza.

Comments


bottom of page