top of page
  • Cuerpo Consular de Aragon

NAVIDAD. LA TRADICIÓN DEL BELÉN EN EUROPA


El belén es una representación del nacimiento de Jesús, originaria de tradiciones tardo antiguas y medievales; la costumbre, inicialmente italiana, de montar un belén en casa en Navidad está muy extendida hoy en todos los países católicos del mundo.


El origen se atribuye a San Francesco D’Assisi, que en 1223, tras regresar de Belén, pocos días antes de Navidad, quiso recrear en Greccio (Italia) el ambiente en el que nació Jesús. Así se montó el primer belén de la historia, con personajes vivos: un buey, un burro con pesebre en una gruta.


Pronto la tradición se extendió, llegando al Reino de Nápoles en el siglo XVI. Se cree que fue en esta ciudad donde se originó el belén moderno. El inventor fue San Gaetano Thiene, que comenzó a difundir la costumbre de construir belenes en iglesias y hogares. También empezó combinar el belén con episodios de la vida cotidiana en las calles napolitanas, combinando lo sagrado con lo profano.

El belén napolitano sigue gozando de fama nacional e internacional en la vía San Gregorio Armeno continúa reuniéndose cada Navidad un populoso y popular mercado de Belenes.


La tradición del belén fue introducida en España dado el continuo tráfico comercial y cultural con Nápoles y Sicilia existente en la época, extendiéndose en toda la Corona de Aragón inicialmente y en toda España con el pasar del tiempo. La Iglesia apoya todas las manifestaciones artísticas con la finalidad de potenciar la expresión del Misterio sacro, y el sentimiento católico.


En el siglo XVII los belenes que se construían en las iglesias trascienden a los hogares, con figuras en barro cocido policromado, donde las familias nobles de la época presumían de sus exposiciones.

El rey Carlos III potenció el belén durante su reinado en Nápoles introduciéndolo en sus palacios, construyendo figuras modeladas en diferentes tamaños que ofrecieran una acertada perspectiva al ser colocadas en las diferentes escenas.


Con el paso del tiempo esos belenes se fueron transmitiendo de generación en generación, ampliándose cada Navidad el número de figuras y pequeños complementos.


La tradición provenzal Francesa sostiene que el nacimiento del belén puede atribuirse a la Madre Pica, que ya en el siglo XIII construía representaciones de escenas de la vida religiosa en Provenza y Languedoc. Algunos creen, por tanto, que la tradición belenística se originó en Francia y que S. Francisco no hizo mas que reproducirla. Sin embargo, el belén provenzal esta influido por el barroco italiano y no se desarrollo hasta el siglo XVIII.


La Revolución Francesa rompió la tradición, que resurgió con fuerza en la época del concordato entre Pio VII y Napoleón. El belén también entro en los hogares más humildes gracias al trabajo del figurinista Jean Louis Lagnel, que producía figuras en arcilla a najo coste. Hoy en día , estas figuras conocidas como santons, se pueden encontrar en tiendas de recuerdos turísticos.

Comentarios


bottom of page