• Cuerpo Consular de Aragon

ITALIA: PARQUE DE LOS MONSTRUOS, LAZIO


El Parque de los Monstruos, llamado también "Sacro Bosco", se encuentra en Bomarzo en la provincia de Viterbo. Este es un parque natural con numerosas esculturas que representan animales mitológicos, dioses y monstruos. Ocupa cerca de 3 hectáreas en bosques de coníferas y frondosas. Entre las muchas esculturas que se pueden ver en el interior de la Esfinge, cuyo aspecto sigue los modelos clásicos y egipcios, Proteus, el primer monstruo verdadero que se encuentra al entrar, y luego el mausoleo.


Abierto de abril a agosto 8:30-19:00, de septiembre a marzo de 8:30 a la puesta del sol. Desde la ciudad de Viterbo en coche se tarda unos 20 min en llegar o desde el centro de Bomarzo en coche en pocos minutos recorriendo la carretera SP20.


A pesar de la proximidad y el contenido, la cocina del Lacio, en particular la romana, tiende a ser pobre. En cierto sentido, tiene su origen en una tradición popular, en la que los productos de la tierra eran necesarios para preparar las mesas en las casas y restaurantes.

La cocina del Lacio no ofrece especiales platos de entrada. Por otra parte, desde siempre, los romanos han velado por el trabajo, concentrándose en comidas más sustanciosas. En los primeros platos se esconde la verdadera esencia de la cocina romana.



Símbolo de la romanidad en la mesa son los bucatini a la amatriciana, plato a base de manteca de cerdo, mejilla, tomate, chile y queso de oveja. Los bucatini cacio y pimienta pertenecen, en cambio, a la tradición de las aldeas de la capital, así como los gnocchi a la romana y la pajata, o un plato de rigatoni condimentados con una salsa a base de tripas de becerro de leche cocidas con aceite, ajo, perejil, vino blanco, tomate y pimiento picante. Difundidos ya por toda Italia, pero de origen romano, son también los espaguetis a la carbonara.