• Cuerpo Consular de Aragon

MÉXICO. 16 SEPTIEMBRE DÍA DE LA INDEPENDENCIA.


El pasado 10 de septiembre hemos celebrado en Torre Outlet el Día de México en un acto muy especial con actividades muy divertidas para toda la familia. Talleres, boleros, piñatas, rancheras, ¡y mucho más! Este año la Celebración del Grito ha sido a cargo de la nueva Cónsul de México en Barcelona, Claudia Pavlovich y con la participación del Cónsul Honorario en Zaragoza el Sr. Don Luis Emilio Fernández Ibañez.

Tanto los mexicanos como los estadounidenses de ascendencia mexicana celebran el Día de la Independencia de México todos los años el 16 de septiembre. Al igual que el 4 de julio, este es el día más importante del año para México. Los mexicanos celebran el espíritu de libertad y revolución que les valió la independencia del dominio de 300 años de España en el siglo XIX, al igual que los estadounidenses celebran el espíritu de valor y valentía que impulsó a los colonos a rebelarse contra las autoridades fiscales y a la guerra contra Gran Bretaña. La vida era difícil bajo el dominio español. Los ciudadanos de la "Nueva España" fueron maltratados y sometidos a duras condiciones. Resistieron epidemias que mataron a mucha gente y una cruel carga de trabajo que aplastó aún más a la población.

A principios del siglo XIX, cuando Napoleón Bonaparte invadió España y declaró rey a su hermano José, los indígenas de México decidieron que era hora de rebelarse. Animados por el mensaje de libertad difundido por los filósofos franceses y también por los resultados de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, hicieron planes para ir a la guerra. Desafortunadamente, sus planes secretos fueron descubiertos y tuvieron que actuar rápidamente. En la madrugada del 16 de septiembre de 1810, el padre Hidalgo, sacerdote católico del pueblo de Dolores, tocó la campana de su iglesia y llamó a todos a luchar por la libertad. El llamado de ese momento "¡Mexicanos, viva México!" se le conoce como "el grito de Dolores". Este fue el comienzo de la Guerra de la Independencia, que duró 10 años. Aunque el padre Hidalgo fue capturado y ejecutado un año después, lo que comenzó no pudo detenerse y todavía se le honra como el padre de la independencia de México.